Confesiones (10)

Desde que tengo memoria que la Doble es mi vecina. No vive exactamente acá al lado, viene siendo así: Está mi casa, la casa del vecino que me convida su wi fi, un terreno vacío y luego la casa de la Doble. Más o menos desde que la conozco hago lo siguiente; Me preparo un té, un té con limón, una sopa quick, un poco de avena, un mate cocido, un nestum o lo que sea y luego me voy a la casa de la Doble a tomarlo mientras charlamos.

Es como una (mala) costumbre prepararme algo e ir a consumirlo allá. Sinceramente es como si en mi casa no fuera lo mismo. Necesito ir a tomar mi bebida a la casa de la Doble en su compañía. Yo lo podría comparar como aquellas personas que no pueden comer pastas sin queso, o carnes sin mostaza. Yo en cambio, no puedo tomar el té en mi comedor. Obligatoriamente tengo que ir y sentarme en su comedor, su pieza, su patio, en fin, cualquier sector dentro del perímetro de su terreno. sino no tiene gusto a nada.

El asunto es que son las dos de la mañana, acabo de prepararme un arroz con leche (bitácora del capitán: antojo número setecientos quince) y ahora que necesito servirme un poco caigo en la cuenta de que no hay ninguna taza.

Todas las tazas de esta casa están en la alacena de la Doble, porque por supuesto: Llevo las bebidas a consumir allá, pero después me distraigo y vuelvo con las manos vacías.


P.D: Como el arroz con leche siempre tarda como 40 minutos en hacerse, decidí poner a hervir el arroz solito en agua, a los 10 minutos lo colé, le puse leche y lo volví a hervir.

Háganme caso y no hagan esa pelotudez porque es una cagada. No tiene gusto a nada, y dudo mucho que si fuera a tomarlo en la casa de la Doble lo tenga.

10 comentarios:

El griego puteador dijo...

Huacatelas! Arroz con leche...

SANTIAGO dijo...

podemos concluir que hay que dejar de ponerle a todo mucha hellmans y empezar a buscar casasdeladoble en el sector condimentos del chino?

Pupolina dijo...

Griego: Usted es un delicado.

Santiago: Claro. Algo así. Lo va a encontrar al lado del chimichurri deshidratado.

quichicientos dijo...

el comentario de santiago me hizo largar la carcajada como si me hubiera tomado un activia para la risa. Pero mi duda es: cuándo llevás las tazas a la casa de la doble quién las lava? a lo mejor la doble se cansó de lavarlas y dijo ah, yegua, no te devuelvo ninguna ahora!

Viajera.-* dijo...

La entrada anterior hizo un tembleque en mi corazón. Qué hermoso que te sientas así con tu hija, van a ser muy felices! El llegará, o no, pero ustedes van a poder caminar juntitas de la mano para siempre. Divino lo que escribiste, te mando un abrazo enorme!

Pupolina dijo...

Quinchicientos: Y... Al parecer en la casa de la doble no quieren saber más nada con lavarme las tazas y cuando las olvido la mandan a lavarla a ella. Casi siempre que llego con una taza dice "Ahhh querida, después te llevás tu tacita porque me rompen las pelotas a mi eh" Y es como si nada, la vuelvo a olvidar.

Viajera: Pupita me hace feliz. Desde que llegó a mi pancita que me hace una persona afortunada. Pienso que él va a aparecer en algún momento, pero si no lo hace nosotras vamos a seguir igual, jugando con amigurumis o dejando tazas sucias en la casa de la Doble.

Pájaro Susuki dijo...

Waaaaaaa arroz con leche

Me encanta.
Por que le decis la doble?

Pupolina dijo...

Pájaro Susuki: A la Doble le corresponde ese apodo porque cuando estaba en la panza de su mamá había otro ser humano con ella, que es la hermana. Digamos que vino en un combo x2. Como su hermana nació primero la Doble es la doble.

Zeithgeist dijo...

arroz con leche con rayadura de limon imagino... Sino no es.

Pupolina dijo...

Zeithgeist: Por su pollo. Siempre es té con limón, y si es otra cosa hay que ponerle limón igual. Incluído los fieos con tuco y las empanadas.

Con la tecnología de Blogger.

Club VIP