Crónicas de un pupo 01




Aquí se puede ver que el individuo en cuestión ha decidido ponerse cómodo y hacerse notar.


La cuestión acá es cómo ha tomado por sorpresa el crecimiento de la panza. ¡Yo hace un mes era flaca! ¡Hace un mes amaba las hamburguesas del Mc Donalds y no comía naranjas porque las detestaba con toda el alma! Hoy por hoy este bebé ha transformado mis gustos en un revoltijo de náuseas y cataratas (ustedes entienden) y me ha prohibido comer hamburguesas, panchos, pastel de papa, pucheros, estofados, pizzas. En términos simples: No me deja comer un carajo.



Lo primero que aprendí con el asunto del embarazo es que el bebé agarra la lista de cosas que a una le gusta comer y la destroza con sus minúsculas manitos, para hacerte comer cosas extrañas que jamás imaginaste que podías desear ingerir. Una siente unos deseos incontrolables que deben ser satisfechos a la brevedad máxima, se trata de comer"algo" pero ahora. En mi caso han sido limones solos, cortados en gajos como si fuesen mandarinas y sin azúcar ni nada que le de otro tipo de sabor. Sólo comer limones y sin hacer ningún gesto de arrugar la nariz o achinar los ojos.




Otro día ha pasado que me levanté con muchísimas ganas de comer mermelada de zapallo. Algo que no es fácil de conseguir porque la mayoría de las personas desconocen de la existencia de la mermelada de zapallo, a pesar de ser una de las mermeladas más dulces que hay ya que, al no ser una fruta cítrica, no es ácida. Recorrí todo Ezeiza hasta conseguir en una góndola llena de polvo una mermelada Dulciora de zapallo. Soplé la empolvada tapa, leí la fecha de vencimiento y me alegré al notar que aún servía. Hubiese matado por una. Creanme.


----------------------Aviso importante: El siguiente párrafo es demasiado explícito y contiene detalles de mucha asquerosidad con características de un vómito viajero. Si usted se asquea fácilmente, por favor, tápese los ojos y gire la ruedita del mouse unas tres o cuatro veces------------------------------






Otra de las cosas que he aprendido y me ha sido de muchísima utilidad en los viajes es que jamás se debe viajar sin una bolsa de nylon. En caso de que las náuseas no nos den tiempo a controlar la catástrofe se debe llevar una bolsa de nylon para desparramar ahí adentro la catarata inminente. En el último viaje que hice que fue un viaje en colectivo de media hora tuve la suerte de haber guardado una bolsa. El problema fue que la bolsa tenía un agujero. Controlen eso por favor o en su defecto hagan como yo: Atenle un nudo a la parte con el agujero y denle sin asco. Intenten por todos los medios disimular y no hacer un drama con mucho ruido y lágrimas. En palabras simples: No hagan como yo, que cáda vez que vomito lloro y hago ruidos de bombeador. Y al terminar eviten tirar la bolsa por la ventana, puede pasar otro auto atrás que no tendrá una buena sorpresa. Esta última recomendación también ha sido una corrección a los hechos que a mi me refieren, sin embargo puedo asegurarles que mi bolsa no ha causado daños mayores más que un poco de suciedad en Boulevard Buenos Aires. Los parabrisas de los coches adyacentes no han sido perjudicados en la realización de ese viaje.







5 comentarios:

Addison dijo...

Que lindo que estés escribiendo las Crónicas de un Pupo; estoy segura de que cuando cresca tu Pupito le va a gustar saber cómo cambió tu vida :D

Y ya que paso por acá, propongo un par de nombres:

Diego y Lauren (o Loren).

Pupolina dijo...

Addison: Buenvenida, creo no haberte visto antes por acá. Gracias por los nombres, todo suma. Van directo a la lista que estoy preparando. Ojalá que cuando Pupito crezca sepa que desde el comienzo es amado y esperado.

quichicientos dijo...

1) tá hermosa tu pancita
2) limones???????? hiiiiiiiija de mil!
3) ahora sé que no soy la única que arma escándalo para vomitar
y tomo nota de todo esto para cuando tenga el mío!

Pupolina dijo...

Quinchicientos:

1) Muchas gracias!
2) Este cristiano los pide!
3) Tome nota que mediante avance el embarazo voy a ir dando mis consejos de madre primeriza. No hay mejor maestra que la experiencia.

Anónimo dijo...

Caro!!!, soy Gaby de Mex....Receta número 1: para las nauseas comé galletitas saladas, no se que efecto tengan pero hace que desaparezcan como por arte de magia!!!!!!!!

Seguí escribiendo tus "Crónicas Pupolinas", me encantan!. Un gusto leerte!

Con la tecnología de Blogger.

Club VIP